lunes, 22 de septiembre de 2008

Una Isla con Corazón color azafrán


El interior de mi isla palpita...
bombea fuerte....
miro al horizonte en busca del faro...
de mi guía...

El interior de mi isla brilla...
con color azafrán
reclama....
que el farero vuelva su vida


2 comentarios:

Angel dijo...

...y yo dejaré una luz encendida
si acaso al farero se le olvida.

Precioso texto.

Un abrazo.

MARCO POLO dijo...

Los faros pueden ser lugares terroríficos, pues señalan el camino desde el más allá. Pero que afrodisíaca es la canela.
Un beso