viernes, 7 de diciembre de 2007

Sin papeles

Miremos al mar....
cerremos un poco los ojos y observemos a lo lejos.....
enfoquemos....
en el horizonte....

viendo a las almas que viajan...
con pasado..... sin futuro.....

Pierdo mis papeles al meterme en la playa....

.....a ayudar ....
a tender una mano ....
a dejar que caiga sobre mi cuerpo otro cuerpo
más magullado que el mio...
y al mirarlo a los ojos.... comprendo
mis papeles son igual de validos que los suyos...
al fin y al cabo
los papeles no nos hacen personas
Me hace persona, el poder observar su rostro
y comprender sin ningun idioma
todos los sentimientos y miedos
que recorren su alma,
y ser consciente de que el punto divisado a lo lejos.....
no era una mota de polvo....
era una barcaza llena de vidas

2 comentarios:

Álex dijo...

Tu abrazo de gato me ha traído hasta aquí, hasta el extremo de tu playa. ¿En qué momento bajaste del tejado de zinc caliente? ¿Oíste la desesperación y no te quedaste con los brazos cruzados? Por si no te lo dicen con frecuencia, me enorgullece que por cada persona que hiere halla muchas más dispuestas a echar una mano.

Hasta hace poco había dado por hecho que Tracy Chapman era un chico y, ¿sabes esa sensación de... no de decepción, pero sí de que te quitan algo? No sé muy bien lo que quiero decir, pero el caso es que lo que se dice en esa canción, la confianza, la necesidad de buscar un lugar adonde ir y crecer, incluso el final azuloscurocasinegro, necesitaba escucharlo de un chico y, buscando buscando, encontré esa voz... Igual el amor es aferrarte a unos brazos que en realidad no existen, pero es jodido vivir sin fantasía, enfrentarse al gran lobo feroz que es la realidad. Y pensar que "¿Quién teme a Virginia Woolf?" se llamó así por problemas con los propietarios de los derechos de una canción infantil...
¿Se puede saber por qué, si tengo un año menos que tú, hablo en círculos, como los viejos? Ahh.

Creo que ya escribiré mañana porque me siento un tanto senil esta mañana.

Un abrazo de angora

Neanderthal dijo...

Espero que tengas la oportunidad de canalizar y ofrecer esa luz que tienes en tu interior. Admiro esa, tu capacidad, para expresarte con total naturalidad, sin más complicaciones. No cambies nunca.