sábado, 26 de agosto de 2006

No pienses mi nombre: pronúncialo.

No disimules una caricia: siéntela.

No me claves la mirada: obsérvame.

No digas que me quieres: ámame.

No leas esto: vívelo.

4 comentarios:

MARCO POLO dijo...

Muy bonito y sincero. Los hechos, aunque a veces mienten, son la mejor prueba de amor.
Me alegra de que te animes a seguir escribiendo el blog. Ya sabes, yo soy un gran lector de vos. Por cierto tenemos que organizar una cenita de poetas de todo a cien.
Un besazo.

la gata sobre el tejado dijo...

Muchas gracias corazón!! Me alegra mucho tambien saber de vos, y me gustaria poder organizar de una vez por todas esa cenita que tanto se nos resiste. Tú tambien sigue como hasta ahora por el tuyo, me divierto, me enternezco, y me encanta!!! Nos vemos pronto. Besos

Anónimo dijo...

son pocas palabras las que has puesto en este escrito . pero vaya¡ como llega al corazon el señorito.

las palabras quieren brotar pero no se que vas a pensar, debere esperar...debo meditar

La gata sobre el tejado dijo...

gracias anonimo por tus palabras, aunque me gustaria saber quien eres. Haz que broten esas palabras si surge la ocasión te quedarás mucho más tranquilo, y dejarás fluir tu yo más especial.
Un abrazo